Tomar asiento en un banco de una plaza o calle cualquiera y observar a sus viandantes es todavía uno de mis pasatiempos favoritos porque se puede aprender mucho sobre un lugar tan solo observando a quienes andan por sus calles.

Y aunque la imagen del usuario de banco público está  muy venida a menos, y claramente relacionada con un punto de vista negativo del desocupado, ocioso o cuantos sinónimos, eufemismos y nuevas definiciones se nos ocurran, sigue siendo una atalaya desde donde observarnos. En cambio, esta entrada trata sobre todo lo contrario, trabajo. 

Pawell Kuczynski, un ilustrador capaz de mostrar y hacer pensar sobre el momento que vivimos.
Trabajo, Pawell Kuczynski.     

Normalmente cuando florece el trabajo carecemos de tiempo y cuando carecemos de trabajo nos falta el dinero. Esta pescadilla trabajo-tiempo-trabajo es un clásico que tantas veces cobra protagonismo, sobre todo tras un largo periodo de tiempo sin actividad remunerada o por el contrario, con demasiada.

En entradas anteriores vimos las posibilidades de aunar trabajo y viaje o cómo viajar con un presupuesto mínimo, ahora la cuestión es sobre cómo encontrar trabajo o al menos intentarlo de la mejor forma posible. Está claro que encaminarse hacia una forma de vida que permita disfrutar de amplios periodos de tiempo dedicados a proyectos personales con cierta solvencia económica no es un camino fácil y requiere de una mirada introspectiva hacia uno mismo y el mundo que le rodea, análisis y reflexión.

“El trabajo es el refugio de aquellos que no tienen nada que hacer”.

Oscar Wilde. 

Encontrarme actualmente en plena búsqueda laboral me ha servido para reflexionar un poco sobre la mejor forma de tener éxito. Aquí van mis consejos basados en la práctica.

  • Busca un lugar…
  1. donde la relación entre el nivel de vida (gastos), salarios (beneficios) y calidad de vida (disfrute) sea aceptable.
  2. que posea una moneda fuerte la idea es ahorrar lo necesario cuanto antes.
  3. cuya localización geográfica sea la más adecuada, cerca de donde te encuentras actualmente o te apetezca estar.
  4. sobre el que puedas obtener Información fácilmente sobre cómo se busca trabajo, demanda laboral real, trámites legales necesarios, contactos… cada país tiene sus formas y formatos.

Este interesante artículo de Michael Green aporta información muy interesante sobre cómo deberíamos analizar el cúmulo de índices que en teoría determinan la calidad de uno u otro país.

Una vez conocemos donde queremos trabajar lo más útil es desplazarse y empezar con una búsqueda “in situ” aunque existen algunas cuestiones que puedes solventar y anticipar antes de tu llegada. En este caso voy a centrarme en Reino Unido ya que es mi destino elegido, por las siguientes razones:

  1. Una moneda fuerte.
  2. Una lengua conocida (fundamental).
  3. Conocimiento previo de la cultura y la forma de encontrar oportunidades laborales.
  4. Cercanía y económico desplazamiento desde cualquier punto de Europa.
  5. Bajos ratios de desempleo y un mercado laboral dinámico.
Trabajo-dinero-trabajo
Trabajo-dinero-trabajo, Steve Cutts.
  • Qué puedes hacer antes de llegar.

Antes de desplazarnos existen una serie de medidas que podemos tomar y nos ahorrarán tiempo y dinero. Y aunque existen multitud de blogs y webs con mucha información específica y útil sobre la búsqueda de empleo, aquí van 10 ideas y recursos por mi parte:

  1. Consigue una tarjeta de teléfono pre-pago con la que puedan contactarte para posibles entrevistas. Si mantienes un número extranjero no recibirás ninguna llamada y cada vez es más común tener una entrevista telefónica previa para descartar candidatos.
  2. Internet es la herramienta más útil tanto para obtener información como para dar a conocer tu CV. Existen multitud de agencias, portales web de empleo y buscadores que te servirán para ello, como indeed, reed, monster, CVlibrary o gumtree. Sube tu CV y mándalo a ofertas afines a lo que buscas.
  3. Referencias, en muchos países son más que necesarias a la hora de optar por un puesto de trabajo.
  4. Busca información sobre las áreas del país y sectores donde existe un menor ratio de desempleo.
  5. Dispón de diferentes CV’s según el tipo de oferta que mandas. Para trabajar de jardinero o camarero no hacen falta muchos “masters”.
  6. Muy relacionado con lo anterior, PACIENCIA. La búsqueda es tediosa y necesita de persistencia. Además los procesos de selección suelen ser largos o muy largos, sobre todo a partir de puestos medios. En trabajos de menor cualificación lo mejor es encontrarse en el lugar y momento adecuado para aceptarlo rápidamente, el cara a cara es fundamental.
  7. Si ya has decidido plantarte sobre el terreno, investiga con anterioridad qué trámites administrativos son necesarios para trabajar legalmente ya que es un proceso que puede alargarse varias semanas y que deberás financiar de tu bolsillo.
  8. Cuenta con algunos recursos económicos para sustentarte las primeras semanas, otra pieza clave para el éxito.
  9. El alojamiento puede llegar a ser otro quebradero de cabeza, muchas veces no es nada fácil encontrar algo habitable y asequible sin que te pidan tener ya un contrato laboral y referencias.
  10. Por último disfruta de los problemas, serán una constante las primeras semanas.

Estos son unos pequeños consejos y pasos que nacen fruto de la experiencia, no quiere decir que sean los únicos ni los mejores ya que dependen en gran medida de cada uno, sus cualidades y expectativas, aunque al menos pueden ser útiles para cualquiera que se plantea buscar nuevos horizontes. Y recuerda que la incertidumbre forma parte de la aventura.

Alberto Roldán.

Anuncios